En defensa de las y los juniors

¿Qué es ser junior? Yo me lo he preguntado muchas veces, sobre todo porque hasta hace bien poco no he aprendido a no compararme con otras personas y ver lo mucho que saben. Desde hace algún tiempo, mi forma de ver las cosas ha cambiado, creo que para bien.

¿Qué es ser junior?

Para mi, es aquella persona que aún no tiene suficientes bases en el área en el que se desarrolla. En nuestro caso, el sector del desarrollo.

Si parto de esta premisa hay gente que sin más, nunca dejará de ser junior en un área, ya sea porque se dedica habitualmente a otras áreas como el backend y de vez en cuando toca cosas que hacen (por experiencia) mejor otras personas.

¿Es esto malo? Yo creo sinceramente que no, nadie puede aprender todo y menos aún en este sector que evoluciona tan rápido. ¿Cuántas veces hemos escuchado el siguiente chiste?:

—En los últimos seis meses han salido varios frameworks JavaScript.

Si bien, esto no es cierto de forma literal, es verdad que cada poco escuchamos hablar, leemos o vemos algún video sobre una librería nueva que nos ayuda a hacer las cosas más fácil.

¿De verdad?

Creo que no siempre es así, cuando empezaba a estudiar en Trazos allá por diciembre de 2013 absolutamente todo me sonaba raro, no conocía que era absolutamente nada, pero sobre todo, me era prácticamente imposible entender que unía unas cosas con otras. No sabía para que servía por ejemplo un backend ni mucho menos como se comunicaba con el frontend para gestionar los datos, permisos de usuario…

Ahora, después de casi cuatro años en el sector de manera profesional y hasta hace muy muy poco únicamente como maquetador donde sólo tocaba CSS y HTML veo mi camino recorrido y pienso lo mucho que he mejorado. Conozco muchas cosas pero sobre todo, si no se algo, ahora soy capaz de buscarlo cosa que no me ocurre tanto (aún) si hablamos de frameworks o librerías JavaScript.

Como decía gran parte de mi trayectoria profesional ha sido de maquetador y en gran cantidad de ocasiones he tenido que sufrir bromas por parte de compañeros o jefes.

Por suerte ahora no me ocurre, pero bastante síndrome del impostor tengo como para que me hagan sentir peor.

¿Por qué os cuento todo esto?

Porque creo que ya es hora de demostrar que seamos quien seamos, vengamos de donde vengamos, tengamos o no una ingeniería somos perfectamente válidas y válidos para el sector. A veces cuesta más no habiendo pasado por años de estudios en una carrera de informática y nos toca, al menos a mi, demostrar que podemos hacer las cosas bien cada día.

Ahora bien, en el momento que una persona nos diga que «no valemos», me vuelvo a hacer la misma pregunta. ¿Qué tal se te da el CSS y el HTML? (o cualquier otra cosa de la que sepamos algo). Siempre puedo responder lo mismo, oye, pues no sabe no tanto.

Cada uno traemos un bagaje. Yo vengo de la industria de las artes gráficas, concretamente soy Impresor Offset y creo que por mi pasado profesional en este sector, centrado tanto en JavaScript; soy ese perfil que se encuentra a medio camino entre diseño y desarrollo.